EL INFIERNO DEL ENTENDIMIENTO

cremepuerta
creme
crematorio de vidas
que vivieron
felices ahí adentro…
o quizá no:
un infierno
de muerte diaria
y resurrección nocturna
cuando los demás duermen
y tú
marchita y podrida
abres una ventana
para respirar mundo:
vida de ojos abiertos
de valles mineros
allá a lo lejos…
o quizá no
porque diste vida ahí dentro
y la respuesta fue plena
de cariño
de amor por esa especie
que seguimos
perpetuando indecisos
sin que nadie aún
nos haya podido preguntar
el porqué de tanto desatino…
o no:
que el suelo nos sostiene
porque simplemente
no encuentra
nada mejor
que hacer.

abierto-llaneshace años
lustros quizá
estaba abierto
y la gente
con sus monedas
que brillan
en la oscuridad
del entendimiento
económicamente errado
se adentraba
en mi negocio
y acariciaba mis productos
en aquella inmensa orgía
del tema
y su plusvalía;
hoy no respiro más
desde una puerta
que ya nunca se abre:
el negocio del negocio
el suicidio asistido
de aquellos objetos
que me pertenecían
y que hoy
por sudor acondicionado
se estrellan cada hora
contra paredes movedizas
que ni una brisa
de aire redentor
dejan siquiera pasar:
menos mal
que sigo contando
en simétricos montones
monedas que en su día
fueron felices
y de curso
legal

Anuncios

PARRICIDE

PARRICIDE

“No more piano playing!”,

her father forced her

so, so firmly

that she just decided

to painfully swallow

every single key.

That way she kept

her music for herself,

humming tune

after tune

after tune,

one day

after the other,

very silently

after lunch,

quite calmly

after dinner,

before going to bed.

Once there,

all the lyrics

became poetry in her mind,

but that

her father did not know

as his heart and soul,

soft remains then

inside a puddle

of thick blood,

were now

as they should have

always been:

upside down.

LENTEJAS NUBLADAS

Tengo la “sanísima” costumbre de cocinar con la radio puesta. Hoy tocaba escuchar la SER (voy rotando, lo normal), y entre lentejas, Cospedal, Toni Cantó y poco, demasiado poco de Kenya, escucho a un locutor asturiano decir, literalmente, creo, “esta tarde se acerca un frente nuboso que traerá nubes a casi toda la región”… Sin salir todavía de mi asombro, miro por la ventana y sigo viendo ese cielo azul que tan poco se prodiga por estas tierras, y pienso, “¿qué otra cosa puede traer un frente nuboso, sidra, oricios, bonobuses…?” Acto seguido, me acuerdo de los hermanos Reid y de sus cielos de abril, y me hago otra pregunta más, “¿es costumbre de los frentes nubosos escoceses traer también nubes?” Como no hallo respuesta a cuestión tan relevante, me dedico a seguir revolviendo las lentejas, que como las dejes solas se pegan las muy cabronas.

“… making love on the edge of a knife, and the world comes tumbling down…”