EL SEÑOR COCRETA Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL: DOS POEMAS

Se dio a conocer como El Poeta Patético. Unos meses más tarde, tras indagar en los mundos del postureo poético cambió su nombre a Patético Poetry, porque sin un buen “poetry” detrás, por mucha frase de mierda que escribas, nadie te va a hacer caso. Pero los tiempos evolucionan, cambian a toda hostia, y ha decidido, tras un elaborado proceso místico de introspección en busca de los chakras poéticos, adoptar una denominación definitiva: EL SEÑOR COCRETA, que vino al norte huyendo de la Meseta (Y no, noes “Pickle Rick”, aunque se parezca muchísimo). Ha participado en algún recital online en Instagram durante el confinamiento, en Histeria, micro abierto y ahora nos trae estos dos poemas que evocan tiempos pasados desde una nostalgia contenida en anuncios pretéritos, y también la situación actual a la que las Fuerzas del Mal nos quieren someter. Ahí van:

AQUELLOS ANUNCIOS DE LA TELE

recuerdo ahora los anuncios de mi infancia:

henos aquí los de Pravia

Farala fue chica nueva en la oficina

ya se ha jubilado y vive en Filipinas;

aquel negrito del África tropical

que cultivando cantaba la canción del Cola Cao

se levantó en armas contra la patronal

y ahora solo toma café

de Colombia, del de Juan Valdés;

hasta que aquellas camisas Ike llegaron

y nos contaron que volvían las rayas

y es que tras un buen copazo de Soberano que es cosa de hombres

no hay nada mejor

y acompañarlo de La Española

que es una aceituna como ninguna;

las muñecas de Famosa

que andan por la franja de Gaza

ya deben estar llegando al portal

y el chisus en el pesebre

sonríe porque está alegre

(le han regalado una camisa Ike por Navidad

y él siempre vuelve, vuelve a casa por Navidad);

los cuerpos Danone

el algodón no engaña

ahora se llama Don Limpio…

y hablando de este último,

en mi casa siempre compraban la colonia

Lavanda inglesa de GAL

aunque a mí me gustaba mucho más la de Fa

el frescor salvaje de los limones del Caribe

por el anuncio de la tele,

el de da primera teta, Fa, Fa, far away…

En fin, que siempre me extrañó aquello de “inglesa”

Lavanda inglesa

porque pensaba que eran gente mucho española

que dejaba su aroma, llámalo X,

por los territorios norteños del País Vasco.

Lavanda inglesa… española de GAL…

casi como el champú Johnson,

tan suave que puedes usarlo todos los días.

“enviaremos un hombre a Marte

otro al Aconcagua

y otro al fondo del océano”

“¿y podrán?”

“¡los Madelman lo pueden todo!”

“¡cuántas geypermaneras de jugar conoces ya?”

“muchas, porque mi Geyperman adopta todas las posturas”

ay, que tiempos, qué maravilla de anuncios…

“todas las posturas”, igual qué aquella banda, la del Señor X,

Y es que, “en el mundo de los gatos, Isidoro es el amo”

“por el cambio”

 

 

CONSPARANOIA

por si no todavía lo sabéis:

Los Beatles jamás existieron

por qué Paul iba descalzo en Abbery Road? Eh?

pero, vamos, Finlandia tampoco existe

y Jari Litmanen en realidad jugaba con Suecia;

Siri puede predecir el apocalipsis

y si te tomas dos carajillos y te metes dos rayas

además contribuyes bien a levantar España.

Avril Lavigne murió en 2003

y la suplanta una tal Melissa Vandella:

el sk8ter boy es hoy un bróker que vota a Trump

y que grita “all lives matter!”

la tierra es plana y está hueca

si vas todo recto llegas hasta La Meca;

JK Rowling no existe

porque Nicholas Cage le chupó toda la sangre

en un baño mixto allá por 1985

porque no es más que un vampiro de 150 y pico años

y ella tampoco escribe nada, que son otros.

 

menos mal que tenemos a Miguel Bosé

que nos lo explica todo con precisión:

Linda, beso de aire puro

Super Superman donyuanderstanailofyu…

de hecho, yo no escribo esto

es un nanobot que me han implantado

en la vacuna contra el Covid-19:

un “chis” que se han inventado

las fuerzas oscuras del mal

que quieren controlarnos con un “chis”

y me pregunto ahora asombrado,

si hacen las vacunas con fetos abortados,

qué van a dejar de comer a los comunistas bolivarianos?

 

el planeta está electrificado

y el 5G riega nuestras plantas:

poneos ya vuestros gorritos de papel de aluminio

porque se va a terminar pronto su dominio

seremos magufos buscando balcones libres en Magaluf

fiesta magalufa sin un amanecer bilderberg a la vista: balconing universal

porque, claro, si la tierra es plana,

cómo hostias va a amanecer si no es poco!?

 

y ahora ya sí que ha comenzado la Eugenesia

que Bill Gates pretendía:

estoy lleno de polvo inteligente

(en realidad, siempre lo he estado)

y me aparto sin mascarilla del resto de la gente

que no son más que masones desinformados.

TOGETHER

TOGETHER

El lunes 22 de junio, en la última clase de preparación de la EBAU con mi grupo de 2º de bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales del IES La Corredoria, se nos ocurrió terminar con un “exquisite corpse” como ejercicio de redacción y creación literaria. Lo comencé yo, y participaron Claudia Busta Busta, Miguel Castro Celaya, Lucía Fernández López y Beatriz Sánchez Pérez.

Este es el resultado final:

TOGETHER

The snow fell hard for the fourth week in a row. They had prayed for snow after all, but who knew it would come like this.

They were tired of not seeing the sun. It had been literally two months since it started. In some places, they couldn’t even go out; others had a great time building snowmen and drinking hot coffee. In general, everything was a mess and a terrible thing happened eventually.

One day, all became grey: the climate disappeared, there was no difference between day and night… The days passed by and nobody knew what was happening…

Until a cat meowed for the first time. That day, the 31st of February, 2020 ½ everything changed. People were no longer ruling, the animals had taken over the world, and the only ones allowed to vote were women.

When this happened, everybody started a new order in the world. The animals took the government and made jails for the humans. The first day of May all the people stayed inside the jails, but a group made the Resistance to fight back the animal world.

Some animals joined the humans in their fight against oppression and intolerance. They even went to live with them in the wild.

It may sound weird, but the animals started being the highest part of the social status. Humans lost the fight. The new society included changes such as paying with carrots instead of coins. Humans were desperate and thought about recovering their normal lives, just as they had been before.

This situation had to stop and they needed to go back to their normal lives. So, one day, a girl called Frida started a revolution. Humans needed to take the control back again.

But they needed to do it in a way so that nobody was above anyone, no racial or sex discrimination. It was the moment to change the system and rebuild it in an equal way for everybody.

In the end, each country chose a speaker and all met to create an equal world without prejudice and discrimination. This new world increased the budgets in health, education, the environment and science, and everyone started working at the same time and in the same direction.

THE END

HABITUACIÓN, CUAL CEBOLLA RECIÉN PICADA – PARTE V

V.

Conocí a un hombre sabio

que siempre llevaba consigo un colador.

Era su colgante, su única reliquia

de una vida anterior.

Lo lucía orgulloso

sobre su pecho,

atado a una cuerda casi raída;

casi como él, casi descolorido,

pero vivo entre sus cuerdas palabras,

al igual que su hermano, el colador.

Lo utilizaba

cada vez que meaba

contra una pared cualquiera

mientras se salpicaba descuidado

sus deportivos ya rasgados.

Colaba entonces su propia orina,

librándola así de toda impureza.

Luego lameteaba su propia purga

antes de encender un cigarrillo,

uno de esos que mendiga muy digno

a cualquier fumador que se cruza en su camino.

Si el futuro al final resulta que existe,

ese era yo, entonces, una vez liberado mi lastre.

Hurga en mi herida

con una vara sucia de tu estima

hacia aquél que te idolatró

con excesiva vehemencia.

Ni siquiera me hace daño,

no siento el dolor físico,

no noto los pinchazos de tu ausencia;

me dejo llevar por la mansa corriente

de los días que pasan,

de cada segundo malgastado

en distracciones malsanas.

Si me detengo, me duele.

Si continúo, me hiere.

Si vivo, padezco,

y si padezco en ti,

resulta que soy humano,

a fin de cuentas.

Si me uno a la manifestación

de los sin Dios,

seré un descastado sin más;

pero si permanezco

atado y bien atado a mi propio desvarío,

entonces seré un descerebrado,

de ésos que luchan por lo que creen justo,

de ésos que se desviven por los demás,

de ésos que ocultan su egoísmo

tras las sombras en reuniones multitudinarias,

sin resultados aparentes,

sin cambiar para nada los vaivenes de este mundo loco.

Al menos ellos sí que saben lo que quieren,

lo que les mueve,

o quizá creen ciegamente que lo saben.

Yo, como el filósofo, no sé nada,

ni tengo conciencia,

ni la necesito apenas.

Basta una palabra tuya

para que me rinda sin condiciones.

Con sólo oírte respirar entrecortadamente,

me caigo del andamio de mi ego

para acabar estrellándome

contra el suelo de tu lúgubre displicencia.

Esta ventisca no me deja salir.

Me quedaré encerrado aquí,

sin ver a nadie,

sin encender siquiera una luz por las noches.

Aún reflejo signos de vida,

que no es miseria.

Aquel pensamiento positivo, salvador,

se ha diluido en el poso

de tantas tazas de café en días acumuladas;

sucias, sin necesidad de visitar

a su amiga agua.

Me sirvo otro sobre tu taza favorita,

aquella de los ositos navideños, ¿te acuerdas?,

e intento en vano que desaparezcas

mezclada con los frutos del café cargado,

de las cuatro cucharadas de azúcar,

de mi maldito insomnio,

de mis deseos de no cerrar jamás los ojos,

de mis deseos de facilitarles el trabajo a los cuervos

de tu traición sin límites.

Si piensas que me voy a hundir

en mi propio vómito,

estás muy equivocada.

Mi discurso, mi actitud ante mis monstruos,

van a cambiar radicalmente.

Mañana amanecerá,

y yo amaneceré con ella, con el alba,

y seré otro “YO”,

uno transfigurado,

irreconocible,

celosamente despreciable ante los grilletes

a los que tú crees haberme encadenado

de por vida.

Inútil, ya lo sabes, soy absolutamente inútil,

y eso te ciega, mientras que a mí…

a mí me produce una eterna sensación de felicidad.