NOCTÁMBULO


Me vomitas con rabia

tu eterno fin del mundo,

y la noche

se vuelve romántica

al amparo de tu rutina,

de tus ganas de suplicar

una luz que nunca llega.

Son calles mojadas,

desiertas de almas,

en pena olvidadas,

miedos efímeros

que no saben caminar

entre otros humanos,

arrojo noctámbulo

entregado sin brillo

al arrullo de tu sangre,

que mana ahora

desperdiciada, oscura,

alimento de mi celda.

Tranquila,

mi almohada empapada

te lo volverá a contar

mañana,

despacio,

que lo comprendas

por fin

en otra noche

robada y triste

al pesar de tus párpados,

esos que no se unen,

que no conocen

otra meta distinta

al abrazo silencioso

del destello afilado

de mi estúpida oscuridad.

Anuncios

22 comentarios en “NOCTÁMBULO

  1. WordPress me ha fallado, y es creo ya la tercera vez que escribo este comentario (ya ni sé qué tanto se me pase y que tanto doy por obviado. Me disculpo por ello).

    Ante todo me es curioso leer que dos personas de quienes sigo su trabajo hablen del fin del mundo en sus respectivos textos al mismo tiempo. Curioso o quizá no tanto. Puede ser en parte el espíritu de la época manifestado en una concordancia temática, una simple coincidencia o inspiración bailarina (que anda de aquí por allá, un poco repitiendo sus caras, que no sus formas).

    Del poema resalto, sobre todo, la referencia a los párpados. Y lo resalto porque no suelo verlos presentes como sujetos. Es decir: no son acompañamiento del ojo, sino ejecutes del individuo. ¿Qué hacen? Ceñirlo a su oscuridad individual o dejar entrar la luz ajena. ¿Son los ojos en donde reside la decisión? No. Nunca lo es. Me gusta, pues, que pases del plano común al particular con un detalle que podría parecer simple pero que a mí más bien me da la impresión de ser lo opuesto. De igual modo, el peso de “ojos” contra el de “párpados” a uno le favorece: párpados remite al par, a los “dos”, a la vez a los ojos. La dualidad no sólo en el hecho en sí de los dos ojos, sino del uno mismo y el mundo (los otros). Me parece una palabra bella por ese juego que de ella se puede obtener.

    En fin, un saludo afectuoso, José. Y espero haberme dado a entender. Luego de escribirlo varias veces estoy seguro alguna cosa se me debió pasar.

    Le gusta a 1 persona

    • Casualidades. Este poema lo escribí el verano pasado, y lo recordé al leer el relato de Daniela. Ella lo devolvió a mi memoria, y aquí está, vivo, coleando entre la música sugerente de Décima Víctima, que fueron los inspiradores en primera instancia.
      Un abrazo, Daniel. Siempre placentero leer tus comentarios.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s